21.3 C
Huarmey
domingo, abril 21, 2024
spot_img

Patricia Majluf: «se está masacrando a las especies del mar y no pasa nada”

Es una apasionada del mar. Se pelea por las anchovetas, las merluzas y otras especies marinas que muchos ni conocen. Patricia Majluf es bióloga de profesión y, actualmente, vicepresidenta de Oceana, organización que protege los mares del mundo y, por supuesto, a toda su flora y fauna. En opinión de la ex viceministra de Pesquería, no existe una preocupación real del Estado ni de la población por preservar este espacio de vida.

Existen controles para limitar la pesca indiscriminada de especies en peligro de extinción, ¿qué tan efectivos son?

Existen, pero no funcionan. No hay una sanción real sino cómo se explica que embarcaciones con más de 100 multas sigan navegando. Además, sus acciones son limitadas porque cuando los inspectores van a los puertos no los dejan ni entrar. Los botan a patadas. Esa es la realidad.

¿Y en la pesca artesanal se puede establecer algún tipo de control?

Pescar en el Perú no es ilegal. Eso está establecido para todas las especies. Si bien algunas están protegidas, las medidas de protección solo son efectivas cuando se trata de pesca de exportación, donde además se controla un mínimo de talla. Ahora,en el mercado interno, se puede vender una especie sin cabeza y trozada sin identificarla. Eso es lo que pasa con el delfín. En este aspecto, debería imponerse algún tipo de control para tener una pesca sostenible.

Si los controles no funcionan, entonces, ¿podríamos decir que se está contribuyendo a la depredación del mar?

Literalmente se está masacrando a las especies del mar y no pasa nada. Para poner un caso: se está matando a la anchoveta por millones y nadie sale a reclamar. ¿Quién se ha enterado de que se ha abierto una segunda temporada de pesca? Aunque la pregunta sería: ¿a quién le ha importado?

Es más común que las personas se involucren con la protección de aves y mamíferos, pero ¿por qué no con las especie marinas?

En realidad, la mayoría le tiene miedo a muchos de los animales marinos porque son inmensos. Los pescados no tienen los ojos grandes ni marrones como los de un panda. A un pescado no lo puedes apachurrar. ¿Acaso vas a abrazar a un tiburón? Los peces espada, los atunes, los meros son los leones y tigres de los océanos y ya no quedan muchos. Cuando la gente protesta es porque mataron a un delfín, una tortuga o algún animal carismático.

Entonces, ¿no existe una preocupación auténtica por el mar?

Para la mayoría de personas el mar es la playa. Si está sucia, te quejas; pero si hay o no hay peces en ese mar, no pasa nada. Recién uno se entera qué es lo que sucede con estas especies cuando aumenta el precio en el mercado. A este grupo se suma la gente que vive en la costa. Llega el verano, pasa y se acabó. Lima siempre ha vivido de espaldas al mar. Lo miramos pero no le prestamos atención.

Se disfruta del mar en las temporadas buenas; pero en las malas…

A nadie le interesa. Por ejemplo, nadie está mirando la acidificación de los océanos, es decir, el CO2 se está diluyendo y entra al mar. Esto provoca cambios en el pH del mar en todo el planeta (Nota de redacción: pH es la acidez o alcalinidad de las aguas). Como consecuencia, las larvas de los peces no crecen bien y, los que se reproducen, no sobreviven. Y todavía hay algunos que creen que esto no ocurrirá en el Perú.

¿Cómo se puede lograr un real involucramiento de los peruanos con el mar?

Cada vez existe una mayor preocupación por la conservación de los bosques; sin embargo, no ocurre lo mismo con los mares. Lo que falta es que las personas tomen conciencia sobre los problemas del mar. Y la educación es un buen camino para lograr ese objetivo.

larepublica.pe

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img

ÚLTIMAS NOTICIAS