Inicio Artículos Destacados “Vargas Boutique”: Una historia de emprendimiento de dos hermanas luchadoras en Huarmey

“Vargas Boutique”: Una historia de emprendimiento de dos hermanas luchadoras en Huarmey

Nos sorprende la simpatía y el carisma de las hermanas Vargas Sotomayor, que a pesar del paso de los años logran mantenerse dentro del ámbito laboral en el que iniciaron. “Esto es gracias al trabajo arduo y la dedicación de las dos”, nos dice Angelita Vargas, con su amplia sonrisa, mientras arregla un espacio para nosotros. Con un acogedor y simpático espacio dentro de su hogar, les pedimos que “nos cuente desde el principio…”

*Un emprendimiento consolidado por los años y el esfuerzo entre dos hermanas.

“NOS MANTENEMOS EN EL MERCADO MÁS DE 25 AÑOS”

Antonia y Angelita Vargas se identifican como mujeres luchadoras. Pues, de no ser así, el emprendimiento no hubiera salido a flote. Desde niñas, las hermanas Vargas eran muy unidas y dentro de ellas revoloteaba la idea de formar un negocio juntas en su localidad natal, Huarmey. Las hermanas crecieron y formaron sus familias, tras la escasez de empleos decidieron formar un pequeño negocio, el que hace más de 25 años es su segundo hogar: Vargas Boutique, situado en Huarmey.

*La unión de las hermanas Vargas, su mayor fortaleza.

“DECIDIMOS SALIR ADELANTE POR NUESTROS HIJOS”

Las hermanas Vargas crecieron y formaron sus familias, Angelita formó a su familia en Huarmey y Antonia formó la suya en Tarapoto. Luego de la muerte del esposo de Antonia, ella regresa con sus 3 menores hijos a su ciudad natal. En busca de nuevas oportunidades y recibe la ayuda de su hermana Angelita. Las hermanas tenían la necesidad de trabajar por su familia, ya que una de ellas se había quedado viuda, y la otra hermana quería ayudar con el aporte económico en su hogar. Ambas deciden establecerse en el que sería su mayor reto hasta entonces: abrir su propio negocio. “Decidimos salir adelante por nuestros hijos, esa fue nuestra motivación”, nos cuenta Antonia.

“Comenzamos haciendo de Vargas Boutique una zapatería llamada “Marquitos”, apostando por el trabajo de peruanos, pues, teníamos que viajar a Trujillo cada semana a comprar los zapatos para nuestra tienda. Generamos dinero rápidamente y pudimos amortizar unos gastos, en ese momento, supimos que podíamos seguir firmes con este gran reto”, explica Antonia. Una vez que consiguieron más capital, las hermanas Vargas plantearon diversificar productos en su tienda, ubicada en el mercado modelo de la ciudad de Huarmey. A través de este cambio, Vargas boutique se hizo más conocido por ofrecer un producto de calidad a un precio justo. Asimismo, esto iba acompañado de la comodidad que ofrecían a sus clientes.

 

*Vargas Boutique, está ubicado en Av. Cabo Alberto Reyes 261.

“LA FAMILIA FUE NUESTRA FORTALEZA EN LA PANDEMIA”

Antonia y Angelita consideran complicada la situación que se está atravesando frente a la pandemia, siendo personas vulnerables al covid-19 por la edad que tienen; Angelita Vargas (67) y Antonia Vargas (65). Ellas decidieron reinventarse y realizar sus ventas desde la comodidad de su hogar, optaron por trasladar su tienda a su casa. Nos comentan al principio de la pandemia cerraron su puesto del mercado y por ende, tuvieron que reinventarse. De esta manera, tuvieron la ayuda de sus nietos quiénes les ayudaron a crear una página de Facebook para publicar sus productos y así poder venderlos. Asimismo, la propia familia se organizó para realizar la entrega a delivery. “En medio de la pandemia, nuestra familia fortaleció el lazo de la unión, compartimos más momentos con ellos y fueron nuestra principal ayuda para seguir con nuestro negocio. Nuestros fieles clientes se adaptaron con facilidad a la nueva modalidad y siguieron optando por lo nuestro”, nos cuenta Angelita Vargas.