spot_img
19.9 C
Huarmey
miércoles, junio 12, 2024
spot_img

Claudia Cisneros: La mentira más traficada del fujimorismo

Al fin comienza a emerger y difundirse la VERDADERA historia de la captura de Abimael Guzmán y la derrota al terrorismo, y no las fantasías oportunistas y marketeras machacadas por el fujimorismo. Un documental de Judith Vélez : “1509 Operación Victoria”, basado en una prolija investigación de uno de los mejores en ese campo del periodismo nacional –Gustavo Gorriti– será estrenado este domingo por América TV, a pocos días del aniversario 20 de la captura.

Fujimori NO derrotó a Sendero. Fujimori NO capturó a Abimael Guzmán. Fujimori y Montesinos tenían otra estrategia en marcha, la de la guerra de baja intensidad con el grupo paramilitar Colina, asesinando salvajemente, sin preguntar, a terroristas o inocentes, a sindicados sin pruebas, estudiantes sospechosos y hasta a niños, y generando respuestas más brutales por parte del terrorismo.

Mientras que el Gein (Grupo Especial de Inteligencia) conformado por policías de Dircote (Dirección Nacional contra el Terrorismo) apostó por el trabajo paciente, de inteligencia sostenida, sin recursos como los que holgaban para los Colina. Sus viáticos eran sufragados por la Embajada de EEUU y sus operaciones, en más de un caso, cofinanciadas con su propio bolsillo.

Por eso cuando el 12 de setiembre de 1992 cayó Guzmán, ni Fujimori ni Montesinos pudieron arrebatarles en ese momento el crédito. Porque no sabían que estaba por caer, porque no sabían en qué andaban los miembros del Gein. Fujimori ni siquiera estaba en Lima. Y no fue casualidad. El Gein tuvo que luchar contra el plan fujimontesinista de arrase, no sólo económicamente trabajando a la limosna, sino políticamente, echando a los Colina que pretendieron infiltrarse en su grupo en 1991, y ocultando de las garras de Montesinos y Fujimori cualquier información que pudiera volver a boicotear sus logros.

Ya en 1990 había sucedido. En noviembre, los PNP Benedicto Jiménez (Físico) y Marco Miyashiro (Químico), directores operativos del Gein repasaban con su supervisor, comandante PNP-PT Luis Felipe Elías las evidencias recogidas tras paciente seguimiento en San Borja: cajas de medicinas para la psioriasis (de Abimael), anotaciones probadas de su puño y letra, etc. Pero entre el 2 y el 4 de diciembre, Montesinos llegó al local del Gein y sorprendido por los hallazgos, habría ordenado “mantenerlo en reserva y trabajarlo con los nuevos comandantes generales”.

El mismo 4, al comprobarse la celebración del cumpleaños de Abimael, el Gein discutió la premura de dar el golpe. Pese a una llamada del Dir. de la Policía Fiscal que cancelaba la operación “por orden presidencial”, Oblitas no obedeció y siguió preparándola. Horas después sería destituido del cargo y el golpe truncado.

Feliciano (que estuvo en la casa), dice en su libro, “El megajuicio de Sendero”, que abandonaron la casa luego de recibir una nota bajo la puerta. ¿Quién estuvo detrás? ¿Cuántas masacres, Taratas, muertes, autogolpe y ruina pudo evitarse si se daba el golpe entonces?

La verdad siempre emerge aunque toda una maquinaria política-delincuencial haya querido maquillarla por décadas. Los artífices de la derrota más importante al terrorismo fueron Miyashiro, Jiménez y jóvenes en sus veintes: “Gaviota”, “Ardilla” y otros que por fin comenzaremos a conocer y agradecer.

Y por fin, desenmascarar al fujimorismo que quiso arrebatarles ese trofeo, cuando lo que hicieron fue sancionar a Miyashiro y desarmar al Gein para evitar que contaran su historia sin importarles que con eso le seguían dando ventaja al enemigo mortalmente herido. Como dice Gorriti, si hubo una recomposición de Sendero, ya se sabe a quién agradecer.

Claudia Cisneros/la república

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img

ÚLTIMAS NOTICIAS